sábado, 10 de diciembre de 2016

El proceso creativo

Encuentro en las líneas del libro de Javier Melloni, Sed de Ser,
las palabras que acompañan perfectamente 
el proceso en el que aún me encuentro después del último trabajo terminado, 
del cual he tenido que desapegarme antes de lo que esperaba.

Daba las primeras puntadas sobre la tela color cacao
respondiendo al impulso que brotaba desde dentro 
aún sin una dirección concreta.
"El impulso creador aparece primero como una ráfaga,
                                     un vislumbre."

Y poco a poco se fue conformando un esbozo de lo que quería ser.


"Creando damos forma a lo intangible, 
damos a luz a lo que todavía no existe ( ... )
Así se distingue la creación de la producción:
producir es repetir,
 crear es dejar que aparezca lo singular, lo diferente."

El momento de colocar los ojos fue duro,
 hasta que me vacié de mis expectativas. 
Y en ese vacío es donde realmente pudo manifestarse lo que pujaba por salir.

" Desde la perspectiva taoísta, no hay creación humana alguna. Sólo transparentación.
El artista mira y escucha el ritmo de las cosas
y deja pasar a través suyo
lo que oye y ve.
Su arte consiste en no interferir." 

Humildad y confianza 
para permitir que una voluntad ajena prevalezca sobre nuestra voluntad. 



"Acabada la obra 
                                  llega el reposo."



Ese reposo me permite contemplar desde la admiración 
lo que acaba de cobrar vida.
Y me pregunto cómo ha sido posible,
consciente de que por momentos mi actuar era fruto de otra voluntad.

Después aparece el terrenal apego, 
ignorante del siguiente paso en este proceso.
Y toca soltar, dejar volar, permitir que todo siga su camino... 
y acoger el fruto interior que va madurando invisible
hasta la siguiente creación.

Gracias por acompañar estas líneas


































viernes, 9 de diciembre de 2016

Últimos días de otoño.


Cuando la atracción en estos días parece que está en los comercios y en el centro de Madrid, yo prefiero perderme, bien acompañada, en el silencio y la paz del campo y la montaña.
La cabeza se despeja, la vista se relaja, los sentidos se abren;
puedes escuchar tu propio corazón, hacerte consciente del ritmo de tus pasos...
sentir la vida, sencillamente:
 la propia y la que palpita en la naturaleza que nos rodea.



Fluyen las conversaciones íntimas, que me permiten agradecer a la vida el saber elegir la verdadera amistad confiable y madura.
Admiramos la belleza de nuestro entorno
 y reconocemos el lugar prioritario que le damos en nuestra vida. ¡ Por fin ! 
Sin vergüenzas ni pudores: prioritariamente LA BELLEZA.


Así de sencillo, así de importante, así de valiosa esta gran verdad.

Y puesto que estamos en tiempo de Adviento, 
la imagen que corresponde.
La belleza le da sentido.



Felices días de Adviento



lunes, 5 de septiembre de 2016

Verano

Solemos asociar el tiempo de verano con las vacaciones. 
Estaba mirando la etimología del término "vacaciones" y tiene que ver con vacío; con estar vacío, estar desocupado.

Si ponemos conciencia en lo que se muestra a nuestra mirada en este momento,
podemos apreciar ese vacío en lo que vive la naturaleza. 
(Como siempre)

El suelo está seco sequísimo.



Ya disfrutamos de las flores de la primavera
y estas dieron sus frutos,
que con el calor del sol han ido madurando 
y aún siguen haciéndolo.
La naturaleza vive su proceso completo. 
Se entrega al vacío cuando es el momento de hacerlo.
Y no se ocupa de nada más que de esperar
 hasta que los frutos estén maduros.
Hay poca actividad visible.

Y ¿qué hacemos nosotros?
¿Sabemos vivir ese vacío? ¿Esa espera?

¿Somos capaces de no hacer nada? ¿de estar desocupados?
¿Sabemos esperar sin intentar acelerar ese proceso de maduración?

Interesante cuestión en estos tiempos...

Y ¿qué sentido tiene este tiempo de vacío en nuestro proceso creativo?



Para mí es importante parar
 y cerrar el curso que terminó.
Guardar los materiales,
dar descanso a mis manos.
Cambiar los ritmos,
dejar un tiempo cada día para no hacer nada.
Disfrutar del agua, del frescor de la noche...


Desconectar.
Realmente no me apetece otra cosa.
Lo siento como una necesidad.

Y a la vez surge un miedo: ¿y si no vuelven las ganas de retomar?
¿Y si no vuelve la inspiración?
¿Y si todo se acaba aquí?

Llevo años viviendo esto, y ahora ya sé que no hay nada como entregarse y confiar.
Es necesario que interiormente madure todo lo vivido durante el curso.
Necesario entregarse al vacío, pues ya veremos los frutos más adelante.

Todo comienza desde el vacío.

Ya iremos viendo lo nuevo que surja y lo iré mostrando aquí.

Gracias por seguir ahí.







domingo, 13 de marzo de 2016

Liebres de Pascua

Nos acercamos al tiempo de Pascua.
Estamos viviendo los últimos días del invierno, que van teniendo mucho de primaverales.
Extraño invierno el de este año que nos tiene totalmente descolocados.
Mucho sol y altas temperaturas invitaban más a salir afuera que a vivir el recogimiento y la interiorización tan necesarios en nuestras vidas.
Y vemos las consecuencias con sólo abrir los ojos y ver la realidad que nos rodea.

Mucho más fácil es alegrarse ahora con el brotar, renacer, despertar
de la vida en la Naturaleza.



Pruebas interesantes me puso la vida este invierno
 para poder elegir lo que quiero realmente.
Propuestas de trabajo tentadoras 
con las que he aprendido a valorar lo que soy, lo que hago, y cómo lo hago.
sin colocarme por encima ni en contra de nadie;
sólo respetando y valorando lo mío.

Algo de susto da el paso de terminar cualquier relación, de trabajo, de amistad...
el eterno miedo a la soledad.
Cuando en realidad, si estar acompañada supone no poder ser quien soy,
 ¡ mucho mejor que esa compañía se vaya !

Finales...principios...la vida misma.



Feliz comienzo de Primavera






domingo, 18 de octubre de 2015

Talleres de otoño.

Hemos comenzado ya nuestros encuentros semanales, 
trabajando con la lana y los colores otoñales.
Os muestro los primeros resultados de estos días.


Así quedó la mesa después de tres horas, con infusión y tentempié incluidos.


Y creamos un escenario para nuestros duendes que van apareciendo entre las hojas secas.

Muy diferente fue el primer encuentro en la nueva tienda de Narava en Torrelodones,
pues Iberdrola nos dejó sin luz.


Parecía que íbamos a tener que anular la clase
y sin embargo el ambiente fue entrañable,
como nunca lo hubiéramos imaginado.

Alguien habló de los tutoriales que circulan por internet
que te enseñan a hacer cualquier cosa. 
¡ Qué pena aprender así !
Sin el contacto humano, sin la compañía y el abrazo que suponen los encuentros 
con otras personas, con el material tan especial que tocamos,
que nos acompaña y envuelve en estas mañanas lluviosas.

Para trabajar la lana con las manos es IMPRESCINDIBLE TOCAR.
Que nadie se crea que con un tutorial tiene asegurado el saber hacer.

Seguiremos encontrándonos cada semana 
y compartiendo nuestras experiencias.

Feliz otoño.





miércoles, 8 de abril de 2015

Hadas de Primavera.

Aún tengo muy reciente la vivencia de la Semana Santa.
Gracias a un texto que refleja la cualidad de cada día
 desde el domingo de Ramos hasta el domingo de Pascua,
 he podido caminar con consciencia cada paso de esta semana, 
de suma importancia para toda la humanidad.
Gracias a ello he podido dejar atrás el invierno
 y he observado cómo la luz va triunfando después del equinoccio de primavera.

Todo proceso de la Naturaleza tiene trascendencia sobre nosotros.

La exaltación que hacemos a la entrada de la primavera,
 podemos vivirla arrastrados por la necesidad de exaltar nuestras emociones, 
reprimidas en el tiempo  de invierno; 
o puede ser una vivencia consciente del momento de renacimiento 
no sólo en el mundo visible, sino también a otros niveles no visibles.

La vida se renueva en el reino animal.




También en el mundo vegetal.





  ¿Y en nuestro mundo interno?
¿Cómo vivimos nuestro renacer interiormente?

Para mí es fundamental acompañar lo que ocurre a mi alrededor
 con los trabajos en lana.
Dejamos atrás los colores fríos del invierno
 y nuestra mesa de estación va transformándose poco a poco, 
con colores cálidos y vistosos.





Con  los colores de las flores.





Con colores frescos y ligeros.




 


No es un hacer por hacer, por llenar todo de colores sin sentido.
Es un hacer consciente que trasciende interiormente. 

Siempre podemos hacer de cada vivencia algo vacío, guiado por la inercia,
o algo que nos nutre interiormente
y que tendrá su repercusión en el mundo que nos rodea.
Para mí esto es una responsabilidad, no una mera opción.

Mientras, vamos siendo testigos del regalo que nos hace la Madre Tierra este año.




¡¡ Que tengas una feliz primavera !!

Gracias por acompañar estas líneas.

domingo, 22 de febrero de 2015

Hadas en colores de invierno.

Entramos en los últimos días del mes de febrero,
 de un invierno breve y frío.


Febrero tiene días de lo más variado, 
aunque las temperaturas este año han sido realmente bajas.
Hemos tenido días soleados, pero nada primaverales como otros años.
Y no sabemos lo que durará este frío, pues las estaciones precedentes se alargaron de un modo imprevisible. Nos mantendremos expectantes...

En el trabajo con la lana apetecía meterse en la profundidad a la que invita esta época del año.

  

Colores que tienen que ver con la oscuridad.


Combinaciones bellas y delicadas.

Un aire más infantil en tonos pastel.



Son los colores que nos están regalando los atardeceres de este invierno. 



Algo diferente salió después


incorporando colores más calientes.



Y la última, en gris claro y amarillo pastel, con un aire infantil, 






y con un colorido más ligero.

Aún queda tiempo de invierno para seguir recreando lo que vemos en la naturaleza, con cierta austeridad 
que cuesta asumir un día detrás de otro. 
También más horas de luz del sol
 nos traen la esperanza de una primavera colorida, ansiada tras la época más oscura del año.

Nos dejaremos sorprender por lo nuevo que nos traiga cada momento.
Y seguiremos disfrutando de este febrerillo loco...

Os dejo esta imagen del pajarillo que visita cada día nuestra terraza, precioso,
 negro con alguna pluma blanca en el dorso
y anaranjada bajo la cola.


Gracias por estar ahí.